Vivimos cerca, en el mismo barrio, pero contactamos por Internet a través de una plataforma de fotografía. El día que nos conocimos, habíamos quedado para hacer directamente una sesión. Nos encontramos en una plaza que está cerca del mercado y de allí, caminamos por un barrio muy pequeño y muy tranquilo. Me explicó que estudiaba ilustración y que ponía piercings con su pareja que es tatuador o también hablamos de indumentaria militar para juegos de guerra entre otras. A día de hoy, ya hemos dado un par de paseos por el barrio y han sido muy entretenidos y productivos. Tenemos pensado continuar el camino esperando que vaya cambiando el tiempo, el clima, la luz…