Respondió al casting para hacer unas fotografías y nos conocimos en persona a los pocos días en mi estudio. Fue una experiencia emocionante, hablamos de muchos proyectos e ideas y quedamos en volver a vernos pronto para hacer la primera sesión. Conseguimos organizar un día con Elia para que le pudiera hacer un maquillaje “no maquillaje” y salir a dar una vuelta por estos barrios cercanos. Aquella mañana, traía consigo una maleta elegante de color granate con varias opciones, todas con gran personalidad. Pasamos unas horas divertidas y conseguimos extraer un buen reportaje gracias a la naturalidad y la expresividad que aporta siempre. A partir de esta experiencia, Ariadna colaboró en mi proyecto más ambicioso: “Documentos de un cambio” asistiendo durante un mes al taller teórico y práctico que realizaba en un espacio para la creación artística, ofreciendo su gran capacidad interpretativa, su personalidad y profesionalidad. Ahora, tenemos la idea de seguir haciendo paseos y fotos y continuar colaborando en el proyecto cinematográfico.