Nos conocimos el primer día del proyecto “Documentos de un cambio”, en la sala donde trabajaríamos durante todo el mes. Aquel día llovía a mares y no teníamos muy claro qué sucedería y cuanta gente vendría a la presentación. Alicia venía en tren desde lejos y tampoco sabía exactamente qué se encontraría. Desde el principio nos llevamos genial y le encantó el proyecto. Durante todo el tiempo que duró el laboratorio participó, actuó, cantó, saltó, corrió, ayudó a sus compañeras y compañeros, reímos y llegamos a conclusiones que quedaron registradas para quién las quiera ver en Youtube.